La economía circular en el sector de las frutas y verduras

Paola Haiat
1 de diciembre de 2020

En una realidad donde el debate entorno a nuestros recursos y su aprovechamiento es cada vez más urgente, la economía circular se vuelve primordial.

«Cerrar el círculo» es parte del Plan de Acción de la Unión Europea para este 2020, al que se suman países como Francia, Suecia, Finlandia, China, Japón, Canadá y cientos de compañías alrededor del mundo como una forma de reconocer que hay que innovar nuestra forma de pensar la producción, la adquisición y la reutilización de recursos.

En nuestro último post, áreas de innovación en la industria agroalimentaria platicábamos ya la importancia de la sostenibilidad. Y es que, hasta ahora, casi cualquier industria había adoptado un sistema de economía lineal poco sustentable, donde la vida de un producto seguía una línea horizontal desde su producción hasta ser desechado.

economía lineal
Imagen de atriainnovación

La propuesta de una economía circular, retomando la definición del Informe Fruit Logistica Trend 2020, se basa en que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantengan durante el mayor tiempo posible devolviéndolos al ciclo del producto al final de su uso, minimizando, a su vez, la generación de residuos. Así, en lugar de usar una filosofía de producir y desechar, se busca que el producto mismo ayude en producciones futuras.

economía circular
Imagen de atriainnovación

¿Qué se puede hacer desde la industria de frutas y verduras para lograrlo?

 

Desarrollar nuevas categorías del producto alimentario

El laboratorio de ecoinnovación de Cataluña lo menciona como una estrategia y pone como ejemplo a las cerezas de café, que habían sido tomadas como desperdicio en el pasado y que ahora se están empleando para crear una harina con alto contenido nutritivo y antioxidante.

 

Recrear los desechos

La industria no ha dejado de experimentar con materiales que sustituyan al plástico, un área de oportunidades que permite crear productos tan variados como zapatos, bolsos o incluso el packaging para otros artículos realizados con desechos de frutas y verduras.

 

Implementar tecnología

Una forma de volver nuestros procesos más eficaces y reconocer los puntos débiles de nuestras cadenas, lo que ayudará a saber dónde hay oportunidades para incorporar la economía circular, es a través del IoT (Internet of Things o Internet de las cosas), aunque también están las Machine Learning, Blockchain o la Inteligencia Artificial. Tenemos dos artículos al respecto si te interesa saber más: Avances en las tecnologías de trazabilidad de alimentos (I). Sensores y parte (II) IO y Blockchain.

 

Esto es sólo el comienzo, porque en Consentio, queremos seguir aprendiendo desde todos los puntos de vista para responder: ¿Por qué no permitimos que los bienes de hoy se transformen en los recursos de mañana?

 

¿Quieres leer más contenido fresco? Echa un vistazo a nuestras últimas publicaciones

Lee o escucha las últimas novedades de la industria de perecederos.

¡Gracias! Tu mensaje ha sido recibido!
¡Uy! Algo salió mal al enviar el formulario.