La diferencia entre ‘pérdida de alimentos’ y ‘desperdicio de alimentos’

Paola E. Haiat
30 de abril de 2021

Puede que alguna vez hayas escuchado hablar de alguno de estos términos en inglés: ‘food loss’ y ‘food waste’, que en español se traducen como ‘pérdida de alimentos’ y ‘desperdicio de alimentos’ y te hayas quedado pensando: ¿qué? ¡Pero si parecen lo mismo! No te preocupes, aquí te explicamos cómo distinguirlos.

¿Cómo saber la diferencia entre pérdida y desperdicio de alimentos?

Veamos ambos términos por separado:

La pérdida de alimentos sucede cuando los alimentos son derramados, estropeados o perdidos, o cuando pierden su calidad o valor mientras avanzan en la cadena de suministro. La pérdida de alimentos normalmente se lleva a cabo en las etapas de producción, postcosecha, procesamiento y distribución.

Por su parte, el desperdicio de alimentos se refiere a los alimentos que completan la cadena de suministro hasta llegar como producto final, de buena calidad y apto para el consumo, pero que aun así no son consumidos porque se desechan, ya sea después de dejar que se estropeen o que se caduquen. El desperdicio de alimentos suele producirse (aunque no exclusivamente) en las fases de venta al por menor y de consumo de la cadena de suministro de alimentos.

En los países en vías de desarrollo es mucho más común la pérdida de alimentos, pues los procesos no están tan desarrollados ni tan automatizados, mientras que en los países desarrollados ocurre más el desperdicio de alimentos, ya que el problema se centra en las tiendas como supermercados o minoristas y en el cliente final.

 

pérdida de alimentos
14 de marzo de 2018. (Reuters)

¿Por qué es importante evitar tanto la pérdida como el desperdicio de alimentos?

Un tercio de la producción mundial de alimentos acaba perdiéndose o desperdiciándose, una cifra que equivale a 1,3 billones de toneladas. Según la FAO, la consecuencia de esta pérdida se traduce en 700.000 millones de dólares de costes medioambientales y unos 900.000 millones de costes sociales. O, dicho de otro modo, equivale a perder los alimentos cosechados en 1.400 millones de hectáreas de tierra, una superficie mayor que todo el territorio de China.

Para conceptualizar la problemática, podemos ver qué pasaría si estas pérdidas y desperdicios no sucedieran:

- La pérdida de alimentos producida podría alimentar a 2.000 millones de personas, más del doble de las que sufren desnutrición en el mundo.

-La pérdida y desperdicio de alimentos son los responsables del 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, evitarla tendría un impacto ambiental positivo.

-El volumen de agua para producir la comida desperdiciada equivale 3 veces al volumen del lago de Ginebra, ¡imagina toda esa agua salvada!

- Casi el 30% de las tierras agrícolas del mundo se utilizan para producir alimentos que nunca se consumirán, ¡la tierra fértil podría ser aprovechada!

La buena noticia es que, si se consigue una mejor distribución de los alimentos, ¡14% de todas las emisiones provenientes de la agricultura podrían evitarse para 2050!

¿Estás listo para dar un cambio sustentable a tu negocio evitando la pérdida de alimentos?

Consentio ayuda a tu negocio a mejorar sus procesos, evitando errores que se traducen en pérdida de alimentos.

 

Solicitar Demo

Lee o escucha las últimas novedades de la industria de alimentos frescos.

¡Gracias! Tu mensaje ha sido recibido!
¡Uy! Algo salió mal al enviar el formulario.