Transformación digital en cooperativas.

3 de agosto de 2020
"No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, ni la más inteligente la que sobrevive. Es la que se adapta mejor a los cambios". - Charles Darwin

A lo largo de estos últimos meses hemos escuchado tanto activa como pasivamente que las empresas que no se digitalicen tendrán muy difícil sobrevivir, en cualquier sector.

No porque pierdan productividad, sino porque la competencia utilizará herramientas que los hagan más productivos, lo que se traducirá en un aumento de la calidad del servicio/producto, o en una disminución de los costos. Un proceso que hemos visto como se ha acelerado a marchas forzadas en los últimos meses como consecuencia de COVID-19

El sector agroalimentario no escapa a esta norma, de hecho, es uno de los sectores más innovadores. Hay quienes dicen que la tecnología detrás de un tomate es incluso superior a la de un iPhone, teniendo en cuenta los suministros necesarios, las técnicas agrícolas, la logística hasta que llega al consumidor ...

Rendimiento de la inversión

La digitalización es un proceso que requiere una inversión financiera, un proceso que implica un aumento de los costos en el presente, pero si se hace correctamente, no sólo se recuperará la cantidad aportada, sino que también se obtendrán beneficios adicionales, como consecuencia del aumento de la eficiencia. A veces, el temor a perder esa inversión o la aversión al cambio dejan a las grandes empresas en el camino del fracaso, debido a la falta de adaptación a estos nuevos tiempos. No lo digo yo, nos lo dice nuestro amigo Darwin.

Pero, ¿qué papel desempeñan las cooperativas en la digitalización del sector? ¿Están adoptando una posición proactiva, investigando cómo aumentar la eficiencia utilizando las tecnologías que tienen a su disposición?

La digitalización es un concepto abstracto, que considero esencial para traerlo a la tierra (y nunca mejor dicho) basado en medidas concretas. Así que la pregunta que toda cooperativa debería hacerse es:

¿Cómo y dónde se aplica la transformación digital?

Lo primero es considerar los objetivos específicos, así como una serie de estrategias para lograrlos. Es inútil utilizar sensores de irrigación súper sofisticados si no tenemos una opinión clara de lo que queremos lograr y de cómo podemos medir el rendimiento de la inversión.

La cooperativa debe desarrollar un sistema de mejora constante basado en 3 puntos clave: objetivos, estrategias y medición métrica.

3 puntos clave: Objetivos - Estrategia - Métrica

Como ejemplo de objetivos claros, vamos a mencionar las metas que Diego Calderón (Director Adjunto de Unica Group), compartió en el seminario organizado por Datagri, sobre la transformación digital en las cooperativas:

a) Aumentar la producción por metro cuadrado

b) Aumentar la calidad del producto

c) Reducir los errores de pronóstico

Objetivos factibles, alcanzables y mensurables

Una vez que tengamos objetivos accionables, alcanzables y medibles, debemos hacernos las siguientes preguntas estratégicas.

1. ¿Qué tecnología es la más apropiada para alcanzar nuestros objetivos, y cómo deberíamos usarla?

2. ¿Cómo debemos medir los resultados para que justifiquen la inversión?

Y a partir de aquí es donde deben considerarse las diferentes posibilidades tecnológicas que pueden ayudar a los agricultores y a la cooperativa a alcanzar los objetivos. Analizar si vale la pena invertir en sensores, algoritmos de Inteligencia Artificial y Big Data, o herramientas que faciliten la comercialización del producto.

 

"La transformación digital es rentable si se estudian previamente los objetivos a alcanzar" - Diego Calderón

¿Quieres leer más artículos? 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias
¡Gracias! Tu mensaje ha sido recibido!
¡Uy! Algo salió mal al enviar el formulario.